LAS LLUVIAS DE MAYO DE 2017

El olivo es un arbusto, y me gustaría comenzar con esta apreciación, aunque esté de moda denominar al olivo frutal, cuando precisamente podemos verlo en esta época del año las varetas creciendo desde la base de su tronco, esto demuestra la total adaptación a un medio que desgraciadamente muchas veces le es hostil. Pues tras años de lluvias medidas, dónde hemos tenido cosechas espectaculares, hemos caído como en desgracia, y no hay forma de salir de esta situación, una vez más el responsable máximo son las condiciones meteorológicas que nos están deparando sequía en años consecutivos. Podríamos pensar, que se debe a miles de factores, entre ellos, últimamente tiramos de la misma coletilla, “cambio climático” pero ¿ha sucedido esta situación con anterioridad? Me temo que la respuesta es sí, procedamos a entender porque tenemos este déficit hídrico. Nuestro planeta “Tierra” y concretamente nuestra situación geográfica, puerta entre dos continentes, somos más propicios a situaciones extremas desde el punto meteorológico, pues por un lado estamos muy cerca del continente Africano, y las incursiones Saharianas de aire cálido nos toca en primera persona, y por otro lado, al estar en una provincia rodeada de sistemas montañosos, con claro clima mediterráneo-oceánico, sin muchas primaveras que disfrutar, nos provoca pasar del frío al calor, sin disfrutar de esta maravillosa estación que es la primavera. Hasta aquí, cualquier jiennense se verá retratado por lo que cuento, pero quizás lo que desconozcamos, son las situaciones meteorológicas globales, es decir, nuestro Planeta pasa por tres modelos que regulan de forma global, el clima, la mas habitual decir se denomina Neutral, y esta es por la que las corrientes del Chorro Polar nos trae las borrascas en el invierno-primavera, con lluvias abundantes desde el oeste, pero esta situación climática se ve alterada por dos fenómenos que poco a poco se está viendo su influencia en otras partes del planeta, “El Niño-La Niña” sin entrar en las explicaciones que es lo que provoca dicho dichos fenómenos, sino en las consecuencias, tenemos por tanto, que en función de cual de las tres situaciones climáticas que vivimos, así nos afecta a nuestro clima local.Deben entender que lo que les estoy contando, a nivel científico, se sigue intentando demostrar científicamente la correlación de un periodo Niño y el grado que nos afecta en Europa, pero para los que vivimos de este cultivo y padecemos las sequías, lo tenemos claro, cualquier cambio en el régimen y dirección de los vientos de componente suroeste a sur, significa sequía, la cual llevamos padeciendo en los últimos años, tras tener que soportar este agónico periodo “Niña-Niño” que no está suponiendo que no llueva pero si tenemos claro que las lluvias se han reducido de forma alarmante.

Una vez que tenemos claro dónde estamos, comencemos a explicarles a dónde podemos estar yendo, la respuesta es clara, si uno bucea en internet y sigue de forma asidua las salidas de la “Noaa”, agencia americana oceánica y atmosférica que nos informa de que modelo climático estamos actualmente en una situación de ENSO neutral pero convergiendo a “Niño” por lo menos hasta comienzo del verano, y claro, muchos de ustedes dirá ¿qué quiere decir? Pues aunque prevalece una situación de vientos dominantes del oeste con posibilidad de entradas frías, debido a descolgamientos del chorro Polar, estos no se producen o no llegan, la respuesta más acertada es que no llegan, pues vemos semana a semana que los vientos de componente sur-sureste se llevan las borrascas y están provocando que la denominada España seca, que corresponde a la vertiente mediterránea (desde Almería-Castellón) esté lloviendo como nunca, pero la respuesta es sencilla, los vientos del sur-sureste predominantes están alterando el régimen pluviométrico a estas zonas geográficas que normalmente no reciben lluvias pues en una situación climática de ENSO neutral, son los vientos del oeste los que predominan. Por lo tanto, si tenemos claro que mientras no tengamos un régimen climático de ENSO neutral predominante, no volveremos a la normalidad, ¿climáticamente que puede depararnos lo que queda de año? Comencemos por el actual mes de mayo, que salvo las lluvias que recibiremos en momentos del meridiano del mes no será la solución a nuestros problemas de déficit hídrico, pues mientras sigamos con la influencia de cambio de modelo global “Enso” neutral a Niño, los vientos del sur , provocan que las borrascas no recorran la península como deberían. Así pues, lloverá, y no creo que sea un mes seco del todo, pero los 80-90 mm que llevamos de menos, si vamos comparando los acumulados en cada estación del año, con el anterior año, me temo que mayo no sea capaz de restituirnos esta cuantía, tan necesaria pero si es posible, y así lo afirmo que tampoco será mayo un mes del todo seco, pues la parte positiva, de esta situación es que en las Azores no predominan las altas presiones, por lo que estamos ante un mes que pueden llegar borrascas, las cuales las podemos situar segunda quincena del mes, y si al menos se comporta como el mes de abril, tendríamos precipitaciones para seguir aguantando la situación actual.

Si comparamos este déficit hídrico con nuestro cultivo, el olivo, es dónde muchos no se han dado cuenta que es casi imposible pensar en altas producciones con precipitaciones que son comparables a años secos, por lo que voy a intentar explicárselo. El olivo necesita al menos 80 mm en cada una de las estaciones importantes desde el punto fenológico, comencemos por el otoño, el cual llegó tarde, lloviendo en noviembre y provocando que la anterior cosecha casi se perdiera pero al final un mes de noviembre lluvioso recuperamos la senda del optimismo, por otro lado el invierno sin ser seco, hemos recibido menos precipitaciones que el invierno del 2016, por lo que todo nos lo estábamos jugando en una primavera que apuntaba a ser la solución y arrancó extraordinariamente con lluvias medias en el mes de marzo, unido a unos olivos bastantes descansados, y unas adecuadas prácticas culturales, prometía a que podía ser nuestro año, y hasta la fecha lo estaba siendo, pues tenemos una alta floración y una recuperación del olivar que tendría que abocar en una cosecha alta o extraordinaria, pero cuando ya tenemos plena floración en muchos municipios, empieza a recorrer la sensación de que “se ha ido lo que venía”si me lo permiten, es que no podía venir, ya que el diferencial negativo en cuanto a las lluvias que nos están faltando, es el responsable de que el porcentaje de flor completa que puede transformarse en fruto sea del cincuenta por ciento del total de inflorescencias por retallo. Es cierto que generalizar en una provincia tan grande como la nuestra es un grave error, pero la tendencia que les muestro es la que me temo va a predominar, y salvo cambios extraordinarios que no sucederán, deberíamos pensar un año más, como el vaso medio lleno, si al final somos capaces de sacar la media cosecha, pues el mes de junio en su primera quincena, apunta a que será menos seco y caluroso de lo habitual, ¿por qué está ya cundiendo el pánico de que la floración no es buena? ¿Acaso hemos tenido mejor renta agraria con cosechas altas o récord que con medias cosechas?. Así pues, termino con una reflexión, nos toca vivir y adaptarnos a periodos largos de sequía, tal y como nuestros olivos lo están haciendo, pues no es algo que no ha ocurrido a lo largo de la historia, la variedad “Picual” a pesar de que la moda es ahora otra, es la que tras una selección natural de nuestros antepasados vieron su mejor adaptación a la sequía y al clima de esta “Tierra de olivos” quizás, tengamos que ser nosotros los que sepamos adaptarnos a los periodos secos que están siendo la llave regulatoria de los precios en origen, ya que cuando retornen los periodos húmedos, me temo que seguiremos sin saber darle la solución a ese exceso de producción, a pesar de que cada año aumenta la cantidad de aceite que se consume a nivel mundial, pero ya hemos vivido años de exceso de oferta, que al final no se ha gestionado como debería respecto al precio, para el productor. Por lo tanto, ¡bienvenido a periodos cortos de agua que son para el pequeño productor, la única esperanza de que se podamos seguir viviendo del olivo!

LAS LLUVIAS DE ABRIL 2016

Aunque la Semana Santa no ha sido favorable en precipitaciones, algunos cambios meteorológicos se van a producir muy pronto, por un lado, las bajas presiones en la primera quincena de abril llegarán, por fin, a las Azores, y por otro lado, el viento de componente este no será tan importante, por lo tanto, casi podríamos establecer la Semana Santa, como el punto de cambio del tiempo, dónde las nubes no terminaron de llegar. ¿Será esta primavera seca como algunos no se cansan de proclamar? creo que no, pues las lluvias por lo menos en el mes de abril nos acompañarán en la primera quincena, esto  viene a indicar que seguirá lloviendo pero no todo lo necesario. Quizás el mes clave , tras un decepcionante mes de marzo, y dos meses alentadores como han sido enero y febrero, puede ser abril, ya que mayo si analizamos los modelos estacionales de la Noaa sería seco y caluroso.

Captura de pantalla 2016-03-24 a las 11.21.41

Con todas estas variables, nos queda dos opciones, una tirar la toalla, tras un año dónde los olivos se han quedado de pena, pues las lluvias han sido escasas en el otoño, por no decir inexistentes, o la que creo más razonable, trabajar por adelantar los olivos, alimentándolos en los nutrientes que actualmente están deficitarios y aprovechar los eventos de lluvias que seguirán llegando. ¿cuál será la clave esta primavera? pues bajo mi opinión de nuevo la fecha de finalización del periodo “niño” las informaciones al respecto lo sitúan en el verano, por lo que salvo que optimicemos todos los recursos, que nadie espere el milagro sin apostar una vez más en recuperar los olivos con inversión, quizás hallamos trabajado mucho en la aporte sólido mineral mientras que este año pinta más en la foliar, ya que las lluvias no seguirán siendo abundantes pues no se dan las condiciones óptimas para frentes Atlánticos de épocas lluviosas, aunque tampoco estamos en los años secos, ya que si comparamos las lluvias recibidas con el anterior año, hasta la fecha vamos bien.

Captura de pantalla 2016-03-24 a las 11.29.47

Salvo el mes de marzo, que todo apunta a que lloverá menos que en el 2015, enero y febrero han sido mejores, por lo que una vez más, y en esta tierra estamos acostumbrados, nos la jugaremos en los últimos minutos de la primavera abril y mayo, dónde deben llegar frentes que ayuden a concluir a la formación de las flores del olivo, aunque para esos olivos agotados tras la cosecha me temo que no lloverá lo suficiente para que se realice el milagro.

Son muchos días, pero el modelo GFS, ya muestra los cambios que deben producirse en las Azores, con entradas más frías pero acompañadas de masas que dejarían lluvias. Todo puede cambiar, pero es que no nos queda otra ilusión que pensar en la primera quincena de abril, para ello, el vórtice Polar, apagado bastante en el arranque del invierno pero más activo en la segunda parte (enero y febrero) debe impulsar la llegada de esas masas que provoquen las lluvias.

Captura de pantalla 2016-03-24 a las 11.33.58 Captura de pantalla 2016-03-24 a las 11.34.16

Las ansiadas lluvias de otoño

Captura de pantalla 2015-08-22 a las 11.06.09Cuando estamos en la recta final, de un verano caluroso e insoportable desde el punto de vista meteorológico, y que decir de las noticias, pues se nota cada año los que nos quedamos, que tenemos que soportar el paupérrimo nivel que muestran todas las cadenas de TV, pues de la radio prefiero no hablar, pues bien, afortunadamente para algunos el verano se acaba, y llegan las noticias del tiempo, que algunos de forma disimulada como si me conocieran de toda la vida comienzan a mandar mensajes, en esto de las redes sociales, que cada vez más me planteo para que sirve. Todo esta enumeración de hechos, viene al cuento, que parece que hemos entrado en la era de las obligaciones a cambio de nada, fijarse en los pobres periódicos, que pierden ventas en papel mes a mes, y siguen dudando en la entrada de la venta digital, y es que el mundo sigue cambiando a tal velocidad que casi que un servidor !no coge el paso!. Todo esto, es que algunos siguen sin enterarse que la afición a la meteorología nace de una necesidad que he ido cultivando en los últimos años, pero !ni como ni lo pretendo!, pues eso de la amistad en la red, permítame ponerla en cuestión, mis amigos son pocos, pero son de carne y hueso, y están ahí cuando uno los necesita, por otro lado conocidos si he alcanzado unos pocos pero con la edad he aprendido a diferenciar y clasificar, por lo que seguiré durmiendo tranquilamente si muchos deciden no ser amigos de esa red llamada facebook, en definitiva mientras que me apetezca mostraré información meteorológica para los demás pero primero son mis clientes, esos que !si me dan de comer! pero no le dan a me gusta en las redes sociales. A este punto, la mayoría se habrá sentido traicionado, pues poner un titular tan llamativo y en cambio estar hablando de uno mismo resulta pedante, pero creo que necesito exteriorizar mis emociones, que por mi educación, no he mandado alguno a ese sitio que todos lo hemos hecho, lo siento, pero cada día que pasa me aburro más en este invento digital que sólo te absorbe tus pocos conocimientos a cambio de un !me gusta, o que bonito eres!  pero ¿qué estamos haciendo? entiendo que el gratis y no pago porque tengo derecho sea la base de las nuevas generaciones, pero se nos olvida que el conocimiento tiene un coste el cual está desapareciendo hacia una alta tasa de mediocridad  que cada vez más impera, de ahí que, más que información busquemos notas escuetas que es lo que nos han enseñado los que al final ganan de esto, porque no se nos debe olvidar que siempre hay quien gana, y se está forrando a costa de estos inventos, dónde no quiero negar su innovación pero creo que voy a empezar a pasar un tiempo pues comienza a no llenarme.

Seguro que ya puedo exponer las últimas información meteorológica, pues si has aguantado hasta aquí, mereces una recompensa, y es que efectivamente tenemos indicios de los modelos probabilísticos, sobre todo GFS que el mes de septiembre será otra cosa, ¿por qué? primero y sobre todo por que hace falta, así es, siempre que estamos al borde del precipicio, las lluvias aparecen, y seguimos manteniendo la cabeza, aunque hay que reconocer que este año, habrá comarcas sin cosecha, y no es justo, por lo tanto hablar en positivo cuando de nuevo pueblos de mi querida provincia no tendrá aceituna, las escasez de las lluvias unido a las altas temperaturas han hecho el daño que ya sabemos, pero el próximo año agrícola debe y será mejor, pues este final de agosto , tenemos por un lado una debilidad en las Azores que muestra la llegada, tarde o temprano de masas cargadas de agua, si observamos los mapas a diario, al menos dos veces al día, mañana y tarde, vemos como para final del actual mes, las borrascas empiezan a mostrar probabilidad de que llegarán, aunque no a toda la península, pues seguimos con altas presiones en el norte del continente Africano que frenan su avance, ¿cuándo puede llover en toda Andalucía? los modelos lo sitúan en la primera quincena de septiembre, os adjunto una foto de esta misma mañana, la cual se repite, pues no es la primera vez que todo cambia, pero este año las lluvias de otoño llegarán pronto y todo indica que el mes de septiembre será el más lluvioso del otoño, como siempre suelo acabar, !qué así sea!

“Cuándo las respuestas las tenemos enfrente pero no somos capaces de verlas”

mancha solares

Llevo tiempo con ganas de escribir en relación a la situación actual del nivel meteorológico que soportamos todos los días en las cadenas de TV. Pues no seré yo quien les hable de la corrupción política, o del tema de los catalanes. Pues bien, he buscado un rato para traerles mis enfados, si es verdad estoy enfado y no lo disimulo, ¿Por qué? Es sencilla la respuesta, cuando uno ama a esta ciencia, echa de menos que te puedan informar de los motivos por el cual hemos tenido estas altas temperaturas, más allá de dar un dato estadístico, tan simplón cómo tirar de la frase manía, ¡hemos tenido el mes de octubre más caluroso de los últimos no sé cuantos años!. ¡Bueno y qué más da! Continúa leyendo “Cuándo las respuestas las tenemos enfrente pero no somos capaces de verlas”